domingo, 23 de febrero de 2014

Traumas colectivos

Hoy estaba pensando que estaría genial que ya que en la escuela no nos enseñan a amar la diversidad ni tampoco a aprender la solidaridad, hubiera terapeutas para curar a la gente de enfermedades sociales como la xenofobia, el clasismo, el machismo, el racismo, la homofobia, la transfobia, la lesbofobia, y todas estas patologías sociales que existen. Porque ahora vamos sólo a que nos curen la tristeza, los miedos, los complejos y los traumas personales, pero no los colectivos.

Estaría genial que hubiera talleres para: 
- Aprender a querernos todos un poco más. 
- Dejar a un lado los miedos hacia la gente que no es como nosotros y nosotras. 
- Aprender a ejercer la empatía, a ponernos en lugar de los otros. 
- Comprender y valorar las diferencias como fuente de enriquecimiento, no como excusa para discriminar a los demás. 
- Aprender de nuevo la importancia de la solidaridad, los beneficios de la ayuda mutua y el amor universal, el valor de las luchas sociales por los derechos humanos, la igualdad como valor fundamental. 

La cuestión es, ¿Cuántos de nosotros querríamos trabajarnos el racismo o la xenofobia, con tantos argumentos como tenemos para hablar en contra de los que vienen de fuera a quitarnos el trabajo?, ¿Cuántos querrían dejar atrás su homofobia, con tangos chistes graciosos como hay sobre maricas?, ¿Cuántas personas estarían dispuestas a abandonar sus privilegios de género para sacudirse de encima el patriarcado y construir relaciones igualitarias?. Lo dejo ahí…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada