domingo, 27 de abril de 2014

Malos tiempos

Estamos viviendo malos tiempos para meterse en política. Hoy un político no sólo tiene que parecer buen político (hasta ahora a muchos les ha bastado con una seductora oratoria, traje pulcro y sonrisa amable), sino serlo. Durante la Transición, del político sólo se esperaba efectividad en la gestión; ahora también se exige honradez, porque la gente está cansada de corrupción.

Esto me lleva a pensar que el fallecimiento de Adolfo Suárez ha servido para que los escépticos ciudadanos rememoren que en España hubo políticos que trabajaron sólo por y para la política. También es cierto que durante el tiempo de transición, la democracia se estaba formando y el país aún no se había configurado como un estado dividido en autonomías y multiplicado en número de políticos. Los políticos de entonces estaban demasiado embaucados en sacar la Transición adelante; y además, la tentación que suponía el movimiento de dinero procedente de los fondos de cohesión, la injerencia en las cajas de ahorros, la complicidad de partidos con entidades bancarias y grandes empresas constructoras, estaban por llegar.

Digamos que durante la Transición los trepas y amigos de la mamandurria aún permanecían ocupados en buscarse un sitio cercano a la puerta que les abriría paso hacia futuras comisiones, prebendas y corruptelas. Y tras estos primeros vendrían otros con las ganas más hinchadas y las intenciones más ferviente; y luego otros. Y hoy, por culpa esas ovejas negras de la clase política, ésta está totalmente defenestrada. Por eso digo que decidir hoy ser político es como decidir ser legionario romano en los tiempos de Jesucristo. De hecho los ciudadanos ven con peores ojos las reuniones de políticos (escasas a veces) en el Congreso que la cola de parados en el Inem.

Aún así vienen empujando nuevas generaciones de políticos que sustituirán a los actuales. Y queramos o no los ciudadanos, tendremos que confiar en ellos, porque los políticos son el engranaje de la democracia. Eso sí, debemos exigir poder elegirlos por unidad y no estar obligados a elegirlos por paquetes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada