lunes, 12 de noviembre de 2012

Panem et Cirsenses

Si hay una frase buena para definir la dirección de la política actual de mi país y la reacción de sus ciudadanos es la siguiente: “Panem et Cirsenses”. (Locución latina peyorativa que describe la práctica de un gobierno que, para mantener tranquila a la población u ocultar hechos controvertidos, provee a las masas de alimento y entretenimiento de baja calidad y con criterios asistencialistas).
Recortes en todo lo social (Educación, Sanidad, I+D, Cultura…) cuando los ciudadanos no tienen la culpa de nada y sólo se recorta  en el futuro del país. 
No se persigue a los culpables, que siempre los hay. Como ideas: Bróker financieros, políticos, bancos y sus banqueros, corruptos,… Pero prefieren recortar las ayudas a personas en situación de exclusión social y ejecutar los desahucios que están provocando a multitud de familias la imposibilidad de salir adelante con sus vidas y en algunos casos llegando a terminar con ella recurriendo al suicidio ante tal desesperación. 
Al menos dejan a las emisoras de radio en los estadios para tener más difusión, es decir, más minutos, es decir, menos minutos para hablar de cosas importantes (Porque el fútbol no lo es). Mientras tanto, se ayuda a los bancos, que obtuvieron beneficios como nunca antes. Será para pagarles “algo” que deben, como la campaña política de alguno.
Ahora Schauble, el actual Ministro de Economía de Alemania (potencial mundial y aparente vencedora europea de esta guerra económica) dice que elogia a España porque, de haber hecho él lo mismo en Alemania, los ciudadanos se hubieran echado armados a las calles. 
¿Por qué? Evidentemente porque él defiende los intereses de su país.
España, desgraciadamente, tiene lo que se merece hasta que aprenda. Y me adelanto a los que me dirán que esto es más complicado de lo que parece, pero es una expresión a grosso modo que no busca solucionar nada, sino resaltar el carácter de un pueblo que, mientras hace poco o casi nada, se pregunta por qué pasan esas cosas. Yo se lo diré: Pasan porque se les deja que pasen.
Demasiado tiempo mirando por encima del hombro a otros países cuando dentro de poco estaremos deseando ser un Marruecos, un Sudáfrica o casi un Túnez y, bien pero tarde como siempre, planteándose abandonar la chalupa durante el temporal. 
Así nos va, nos fue y nos irá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada