viernes, 31 de agosto de 2012

Violación masIVA

Desde hace ya bastante tiempo, las noticias políticas corrientes, le resbalan al común de los españoles, incluso a la mayoría de los que se consideran politizados o que lo son de verdad. A muy pocos les importa lo más mínimo que el presidente gallego haya anticipado las elecciones. O que Rajoy y Van Rompuy hablasen de cómo acelerar la unión bancaria europea. Hoy por hoy, la política es incapaz de generar el mínimo interés en los ciudadanos. Solo revive falsamente en los breves momentos en los que el voto, condicionado por la propaganda vacía, permite echar al que está en el poder. O sea, ejercer una especie de venganza popular. Que, además, solo unos pocos creen que vaya a valer para algo.

Trabajo, nómina y pensión eran las tres joyas de la vida hasta que llegó la crisis. Ahora son tres sueños que seis millones de españoles no encuentran, y eso es verdaderamente lo que le preocupa a la gran mayoría de los ciudadanos y no esos asuntos insustanciales de la clase política. La aspiración ciudadana del mínimo bienestar es sin duda: trabajar, cobrar y cotizar. Todo lo que lo sobrepasa a ese "mínimo bienestar" es un lujo. Sobre todo a partir del sábado 1 de Septiembre cuando entra en vigor la Reforma impositiva del Gobierno o la Violación masiva del Estado de Bienestar, por el que muchos servicios verán aumentado su precio. A partir de ese momento se abrirá un nuevo agujero en el bolsillo de los españoles, si es que ya no se ha convertido en un agujero en sí mismo.

Ahora más que nunca podemos decir que hoy sí somos más ricos que mañana.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada