martes, 18 de septiembre de 2012

Según Maastricht

"... La moneda única, según Maastricht, es el fin de la autonomía política para decidir sobre las condiciones de vida de la ciudadanía. La moneda única, según Maastricht, es la imposición de los poderosos a través de los mecanismos del llamado mercado libre y de la práctica independencia de los poderes públicos del sistema de bancos centrales, paso previo del Banco Central Europeo.

Cuando el BCE se constituya, tomará decisiones, y los políticos no podrán tomar decisiones. Es decir, los elegidos por el pueblo para que tomen decisiones según el programa que han presentado, no podrán tomar decisiones, porque la tomarán los que están controlando el BCE, gente que no ha sido elegida por ningún pueblo europeo.

La moneda única, según Maastricht, es poner como primer objetivo los ajustes contables macroeconómicos y relegar a un segundo lugar derechos sociales recogidos en nuestra Constitución y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos..."

Julio Anguita (Fiesta PCE. 1996)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada